Sororidad selectiva – Estación Claridad
Nota de opinión

Sororidad selectiva

Actrices argentinas y su nuevo salto al vacío

Hoy se llevó a cabo la tan promocionada conferencia de prensa del denominado «colectivo de actrices argentinas» y que había despertado el interés de algunos y la curiosidad de la mayoría. El morbo popular se frotaba las manos para saber quién sería el señalado por esta agrupación para desmembrarlo públicamente antes que el organismo de Justicia lo declare culpable o inocente. El antecedente más cercano es la denuncia realizada ante la Unidad Especializada de Delitos Contra la Violencia de Género del Ministerio Público de Nicaragua de Thelma Fardín contra Juan Darthés por presunta violación. En aquella ocasión el tema revolucionó la opinión pública y se instaló drásticamente con la anticipada condena pueblerina contra el actor, quien debió exiliarse en otro país junto a su familia.

En la conferencia brindada hace horas, la voz que dirigió la alocución ante la prensa, fue la de la actriz Jazmín Stuart. Los memoriosos recordarán que se trata de aquella dama tristemente vinculada a las estafas del famoso Telar de la Abundancia donde en un audio que fue trending topic el año pasado ,la actriz hablaba de «empoderamiento», de «feminismo» y de un sistema de apoyo entre mujeres basado en «lo emocional» que garantizaba a quien aportara 1440 dólares recibir casi 11 mil y eventualmente más de 30 mil si jugaba el juego completo. «Es básicamente eso, es una red de mujeres a nivel mundial que lo que intenta es empoderamiento y lo que hace es que el dinero fluya«, definió en el mensaje circulado por WhatsApp. En éste país de mala memoria, una estafadora puede ser la vocera de los abusos sufridos por sus pares.

Más allá del detalle de Stuart, es hora de recordarle al colectivo de actrices algunas de sus deudas con su causa. En un primer momento confieso que sentí cierta ilusión de sinceramiento, cuando hicieron mención a la inspectora de tránsito muerta esta semana. Era natural esperar una referencia de la extensa lista de abusos y sufrimientos de mujeres en los últimos tiempos.  Fue en vano.

Aún esperan ser tenidas en cuenta cientos de mujeres anónimas que buscan contención y ayuda verdadera, y no esta fantochada mediática sin otro sentido que dar un golpe de efecto y nada más. Ni siquiera se hicieron eco de casos conocidos que pudieran comprometerlas (más allá de sus ansias de figurar), con causa alguna. No hablaron de Yotich, el acusado de violar a Natacha Jaitt, ni de la penosa situación de nuestra comprovinciana Beatriz Salomón que la llevó a la muerte hace unos meses. Ni una alusión del famoso nuevo técnico de Gimnasia que molió a palos varias veces a su pareja, ni de la alumna abusada en la toma de un colegio, ni contra el violador ex panelista de 678 Lucas Carrasco, condenado a 9 años. Stephanie Calo, denunció al senador Jorge Romero, nada. Marisol de Ambrosio denunció a Cabandié, nada. Fue una conferencia de prensa para denunciar un abuso no especificado y donde no se da el nombre del abusador «para no darle protagonismo». Raro…todo muy políticamente raro.

Una verdadera pena puesto que, teniendo la popularidad a su favor, la obra podría ser una enorme ayuda para las mujeres más desprotegidas. Pero es más importante acordarse sólo de algunas, calzarse el pañuelo verde con una ideología pobre y sesgada. Sumado al ataque indiscriminado a lo masculino, donde a las verdaderas violencias las invisibilizan o las ejercen ellas mismas.

Etiquetas

Osvaldo Benmuyal

Director de Estación Claridad 97,1- Conductor del programa Con Alma y Vida

Noticias recientes

Cerrar
Cerrar