San Juan
Despejado
25
30º - 25º
17%
2.62 km/h
San Juan
Despejado
25
30º - 25º
17%
2.62 km/h
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

«Yo puse la chata y cerré los ojos»

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Espacio de anunciante
Fin espacio de anunciante

En diálogo con Radio Estación Claridad, Karen una de las 2 enfermeras que cumplen funciones en el Cimyn y que fueron suspendidas por la Institución tienen como fundamento «no asistir a la médica ni prestar atención a la paciente. Respetan mi objeción de conciencia ante la IVE pero se me suspende por no prestar atención a la paciente, cosa que no es así» aseguró la profesional. La paciente recibió la medicación, fue trasladada para una ecografía, es decir no dejaron de asistirla como se manifiesta en la decisión de suspender a las enfermeras. 

«La médica nos solicita todo el material necesario para la práctica de la IVE, el medicamento y guantes, elementos que entregamos pero cuando se nos solicita ingresar a quirófano para colocar una chata al momento de la práctica de aborto es cuando manifestamos que somos objetoras de conciencia». En el 2019 se elaboró un Registro de Objetores de Conciencia donde nosotros somos parte de ese registro, el cual se extravía y Karen debe buscarla para presentarla nuevamente. Es decir, la Institución conoce la postura y decisión de dichas enfermeras ante la aplicación de la ley IVE.

La Institución cuenta con un equipo específico de médicos para realizar la práctica del aborto en el cual no hay enfermeras porque la totalidad del cuerpo de profesionales son objetoras de conciencia. «Es la primera vez que piden la asistencia de enfermeras en esta práctica, en las anteriores sólo se llevó a cabo con médicos».  En cuanto a las medidas tomadas por el Cimyn de suspenderlas, «la primera suspensión que era por 20 días llegó a las 2 semanas del hecho pero nosotras con mi compañera pedimos una reunión con las autoridades para explicar que no era verdad que no asistimos a la paciente pero nunca nos escucharon. Sólo escucharon a los médicos». 

Una de las 2 enfermeras en cuestión recibió un llamado telefónico de las autoridades para inducirla a asistir a la práctica del aborto para la que fue convocada, quizás bajo amenaza de dejarla sin trabajo. «Yo puse la chata y cerré los ojos» fueron las palabras que dijo luego de salir del quirófano. «Luego de ésto continuó nuestro trabajo pero nadie sabe lo que mi compañera sintió luego de tener que asistir a la médica» dijo. 

Espacio de anunciante Fin espacio de anunciante

Espacio de anunciante
Fin espacio de anunciante

Lo último publicado

FM 97.1 Mhz - En VIVO
Cerrar