El vocero ruso Dmitri Peskov aclaró que «todas las obligaciones se cumplirán, si bien no es posible satisfacer absolutamente toda la demanda en el extranjero de inmediato».

Espacio de anunciante Fin espacio de anunciante

Además, aseguró que Rusia ya resolvió los problemas detectados por los inspectores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en uno de los centros de producción de la vacuna: «Hubo algunas deficiencias identificadas por el grupo de inspección y, por lo que sabemos, se han tomado en cuenta y se cambió todo lo que se tenía que modificar».

Los inspectores de la OMS habían constatado sobre todo problemas en los datos de seguimiento del proceso de fabricación y en el control de calidad.

La vacuna Sputnik V, que ya fue utilizada en unos 40 países, entre los que se encuentran Argentina, México, India, Pakistán y Brasil, todavía no está aprobada por el organismo regulador de la Unión Europea.