San Juan

Alquilar por 800 pesos: la miseria diaria que viven 4 hermanos de San Martín

Alicia, Isabel, Juan y Ricardo habitan una casa de adobe donde abundan las necesidades.

Estación Claridad visibilizó esta semana una realidad que es el más grande secreto a voces que se conoce desde siempre. Vivir en la precariedad garantizada por un techo de adobe, en una “casa” con puertas destrozadas por el olvido, piso de tierra y sin la posibilidad de al menos tomar un baño de agua caliente.

Es una realidad que fácilmente deja verse y el abordaje social de los municipios solo ha garantizado también por décadas, amontonar palos, nylon y un par de bolsas de cemento para emparchar y dar una lavada de cara.

Espacio de anunciante Fin espacio de anunciante

De todas maneras, esta semana prendió una luz de esperanza para los mayores de 60 años que viven en el barro. La semana que viene arribará a San Juan Jorge Ferraresi, ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación con quien el gobernador Sergio Uñac harán anuncios en esta línea.

Jorge Ferraresi y Sergio Uñac.

Mientras tanto Isabel, Alicia, Juan y Ricardo Antunez no tuvieron otra posibilidad que la de vivir en 4 paredes de barro. No lo hicieron por elección. La tradición a veces juega una mala pasada y a veces condena. Trabajaron en la vid de generación en generación y todos saben que el techo de cemento es para el dueño de las tierras y el barro para los que la trabajan y hacen dar sus frutos.

Desde afuera y justo en las esquinas de calles Quiroga y Nacional en el departamento San Martín, es casi seguro afirmar que la casa está deshabitada, al menos por personas.

Pero siempre la presencia de un perro al rayo del sol, en algún rincón de una de las tantas paredes de adobe, hace presumir que alguien lo acoge. El periodista Mauricio Dávila (cronista de exteriores de Estación Claridad) palmea sus manos varias veces hasta que el oído de Alicia se percata que alguien vino.

Espacio de anunciante Fin espacio de anunciante

“Adelante, pase joven” dice una de las hermanas sin siquiera conocer al visitante. La gente de campo es así, no pregunta, directamente ofrece su miseria al menos para que el hecho de compartir lo poco que hay no sea en soledad.

Alicia va abriendo paso y entre miradas de reojo que develan la vergüenza de mostrar esa pobreza que pega más duro que esta pandemia temporal, se van escuchando de a poco unos quejidos de terror. Si, asustan porque son esos lamentos en bajo tono que preceden la muerte. La queja es de Juan que ya no sabe cómo expresarse para que el dolor se termine de una vez.

Al lado de Juan está Isabel que todavía tiene sonrisa para saludar al visitante quien advierte cómo la mano de su hermana acaricia el rostro de Juan, el único “remedio” para el dolor.

“Y acá estamos, esperando” dice Isabel en claro mensaje de lo que depara para su hermano. El quejido se detiene, pero vuelve.

Ricardo duerme en otra habitación y a las 10 am dice Alicia que todavía quedan varias horas de sueño para el otro hermano. Al menos esa referencia cambió por segundos la mueca de la boca que hizo sonreír a los presentes y distrajo de semejante escena. La risa a veces sirve para eso no?!

La recorrida por la casa ya estaba hecha. Todo roto, todo estropeado. “No queremos mueble, ropa ni nada” dice de atrás Isabel y pide con esa vos que tirita por la pena “nos queremos ir de acá”.

El periodista pregunta si alguien vino alguna vez a dar una solución definitiva a lo que ambas respondieron que “sí, solo cuando hay elecciones” pero el barro sigue siendo otro testigo de tantas elecciones. Viven en esa “casa” desde el año 1982.

Por la crónica de lo expuesto, esta semana se acercaron funcionarios del municipio y prometieron cambiar la instalación eléctrica. También preguntaron quien había denunciado lo descripto en la radio.

El intendente Cristian Andino se comprometió a refaccionar la casa, aunque él mismo está esperanzado en que el nuevo anuncio del gobierno provincial con Nación pueda asegurarle a los Antunez un techo digno.

 

Intendente de San Martín, Cristian Andino.

Susana, hija adoptiva de los hermanos dijo a este periodista que “queremos, aunque sea alquilar en otro lugar para que Juan muera en un lugar digno” pero la pobreza impide semejante pedido.

El propietario del lugar de apellido Porra se niega a que la casa se arregle y la alquila por 800 pesos.

Al momento de esta crónica la temperatura en la provincia es de 13 grados y para el fin de semana asoma frío polar. El frío no pedirá permiso…                  

Hashtags

Redacción de Estación Claridad

Equipo de redacción de Estación Claridad.
Cerrar