Las tareas de control sobre el pago de impuesto arrojaron que muchos contribuyentes presentaron sus declaraciones y realizaron el pago, generando una recaudación adicional que superó los los $230.000 millones.

Las fuentes oficiales indicaron que «sin perjuicio de los procedimientos iniciados, aquellos contribuyentes que adeuden el pago podrán regularizar el capital y las multas a través de planes que ofrecerá el organismo».

El organismo que dirige Mercedes Marcó del Pont indicó que el operativo solo alcanzará a los contribuyentes que aún no abonaron el impuesto, que el Congreso definió que será por única vez.

El procedimiento de impulsar ejecuciones y embargos se dará a conocer en forma oficial a través de dos resoluciones de la AFIP que se publicarán en los próximos días en el Boletín Oficial.

La medida no alcanzará a las empresas que realizan actividades críticas y MiPymes, o pequeñas compañías afectadas por la pandemia.

Los planes de pagos que habilitará el organismo para el pago del impuesto tendrán un plazo que vencerá a fines de septiembre próximo, y se podrá cancelar la deuda y las multas que correspondan en hasta 3 cuotas.