San Juan
Despejado
26
29º - 25º
18%
3.45 km/h
San Juan
Despejado
26
29º - 25º
18%
3.45 km/h
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

Y el Wey siguió subiendo…

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Espacio de anunciante
Fin espacio de anunciante

Un mes atrás lo tuvimos frente a nosotros. María Silvia y yo lo entrevistamos en Pensar San Juan luego de cursarle la invitación que aceptó sin vueltas ni reparos. Llegó al set del canal y todos quedamos admirados por tanta luz. Una sonrisa fresca de oreja a oreja como siempre y desprovisto de protocolos se prestó para la nota. «Soy un tipo normal al que le falta un brazo, me subí a la moto y parece que siempre fui así». 

Hay que creer en el destino, ese mismo que muestra sin anestesia que cada cual tiene su camino marcado. Luego del accidente en Ruta 40 y calle 5, el Wey trazó una línea que separa a quiénes están en el grupo de los apasionados y se juegan todo por una vocación, y deja afuera a los los tibios y facilistas. No podía morir de otra forma que no fuera domando una moto y admirado por todos. Su accidente fatal no es una mala lección pero sí una triste noticia. Claro que duele, por supuesto que se llora y desgarra su partida tan temprana. Cómo no va a pegar duro que un chico tan amoroso muera tan joven. Sucede que no faltará el oportunista que diga que no debieron dejarlo seguir compitiendo. Dirán que no fue «prudente» permitirle subir a una moto sin un brazo. Y no se trata de prudencia señores; se trata de seguir su destino, de amar tanto su pasión hasta no poder contenerse. Vocación pura, ardor, entusiasmo, vehemencia, locura: llamalo como quieras. Pero eso es estar del lado de la línea del Wey. La vida así vivida es a todo o nada. Y para Zapata la moto lo fue todo, hasta su ultima bocanada de aire.

Al Wey le crecieron alas, será desde ahora una lección perenne y viva para los que nadamos en dudas y contradicciones. Será el joven que desde su alegría contagiosa te dijo «dale, no te dejes ganar por ésto». El que sanó increíblemente rápido de un accidente de tránsito para terminar de escribir «yo pude volver a ganar una carrera de motos con un solo brazo». Porque siempre nombró lo que tenía y no lo que le faltaba. 

Al terminar la entrevista le dije…»Un abrazo y lo mejor para vos».

Espacio de anunciante Fin espacio de anunciante

Y ahí lo tienen: en domingo de Pascua, al lado de Dios.

Espacio de anunciante
Fin espacio de anunciante

Lo último publicado

FM 97.1 Mhz - En VIVO
Cerrar