Ciencia & Tecnología

La Ferrari más fea de la historia: una réplica que no prosperó

Es un intento de imitación al modelo Enzo, construido sobre un Pontiac Fiero.

Los superdeportivos de vanguardia resultan inalcanzables para la mayoría de la población mundial por sus elevados costos, únicamente algunos afortunados acceden a ellos. Ante esta situación, hay algunas personas que deciden fabricar sus propios vehículos de lujo y de grandes prestaciones.

Sin embargo, las obras finales no siempre quedan del todo bien. Si bien existen creaciones sorprendentes y maravillosas, hay otras que verdaderamente son un espanto a la vista.

Y esto es lo que ocurrió con la denominada Ferrari Fierri o Ferrari Fiero, nombre que no parece casualidad teniendo en cuenta su aspecto.

La intención de sus creadores era fabricar una réplica de una Ferrari Enzo, sobre la base de un Pontiac Fiero de 1986. No es la primera vez que se trabaja sobre este modelo, ya sean han diseñado copias de un Lamborghini Countach y de una Ferrari F40, que por cierto lucían muy bien.

La Fierri equipa un motor V6 de 2.8 litros con una potencia de 142 CV, cuando la Ferrari Enzo original eroga 660 caballos de fuerza. Se asocia a una caja automática de cuatro velocidades y consigue una velocidad máxima de apenas 90 km/h.

Pero este propulsor no pasa los test de emisiones que exige el estado de California, su lugar de origen.

Más allá de sus prestaciones, las luces de los faros y los intermitentes no funcionan, el portón trasero no cierra, el mecanismo que abre sus puertas de tijera también y varios de sus paneles están arañados y oxidados.

A pesar de todas sus contras, se llevó el primer premio en el Concours d’Lemons The Worst Car Show (El Más Feo del Show) y también ha tenido su hueco en Jay Leno’s Garage.

También participó del Motorsports Gathering, un evento que reúne el glamour de la industria. Cuando el vehículo llegó, los organizadores se dieron cuenta que se trataba de un impostor y fue apartado.

Y ahora, después de haberse explotado lo suficiente e incluso ganando premios, sus dueños han decidido venderlo. Los propietarios, que son los chicos del canal de YouTube CAR BROS, lo subastan.

Por el momento la puja más alta para llevarse la Ferrari Fiero es de 4.500 dólares.

Hashtags

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar