Nacionales

El bolsillo no descansa: octubre llegará con otro aumento en las naftas y anticipan nuevas subas hacia fin de año

Las compañías del sector aplicaron "retoques" hace poco más de una semana y apuntan a hacer caja tras los cambios en el dólar. De cuánto será el incremento.

A poco más de una semana de aplicado el aumento más reciente, las naftas volverían a subir durante la jornada del primer día del mes de octubre. El aumento en cuestión se condice con la decisión de las compañías de «recuperar» el valor en los surtidores tras un congelamiento que comenzó a resquebrajarse en los últimos dos meses. La suba que viene no sería la única: desde el ámbito de los expendedores anticiparon que los incrementos se sucederán de aquí a fin de año.

Desde Cecha, la confederación que nuclea a los comercializadores de combustibles, indicaron a este medio que el aumento que tomará forma el próximo jueves reflejará el impacto del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC).

«Esto se traducirá en una suba del 3,3 por ciento para las naftas y alrededor del 2,3 por ciento en el caso del gasoil. Ese es el cambio que llegará al público», comentó Guillermo Lego, gerente general de la entidad.

De esa forma, el litro de nafta súper pasará a cotizar por encima de los 60 pesos -casi 61,5 pesos, para ser más exactos, en Capital Federal-, mientras que las alternativas premium de ese combustible rondarán los 72 pesos.

En cuanto al gasoil, la versión más barata se ubicará en torno a los 59 pesos el litro, mientras la opción más cotizada estará en el orden de los 63,5 la misma unidad.

«Es un ajuste que viene de la cuestión impositiva. Por supuesto que, según las petroleras, todavía faltan varios aumentos para alcanzar el punto de equilibrio. La pauta varía de acuerdo a la compañía. Algunas sostienen que los valores están hasta 5 puntos por debajo de lo que deberían. Otras petroleras argumentan que los combustibles están atrasados 10 puntos», sostuvo Lego.

«El sector del expendio estima que habrá al menos un aumento por mes de aquí a diciembre, según también lo que dieron a entender las petroleras. El cambio en las pautas de acceso al dólar complicó a varias compañías, que tienen que refinanciar deuda. En ese sentido, aplicar aumentos les permitiría hacerse con fondos frescos para atravesar de mejor manera este momento», añadió.

Según Lego, la suba del jueves sólo podría no tener lugar «si el Gobierno establece algún cambio de último momento», pero en su consideración «se avanzará con la modificación de los valores porque las petroleras están muy complicadas y más con lo ocurrido recientemente con la política cambiaria».

El litro de nafta súper pasará a cotizar por encima de los 60 pesos.

 
En el ámbito del expendio entienden que, más allá de la búsqueda de alivio financiero que persiguen las petroleras, la nueva suba complicará aún más los números de una venta que lejos está de recuperarse a niveles pre pandemia.

La venta de combustibles en las estaciones de servicio de todo el país creció en agosto un 2,3 por ciento respecto a julio, lo cual fue interpretado por el sector como un amesetamiento de la recuperación.

Los surtidores no se recuperan

La comercialización, según los estacioneros, mantiene los volúmenes de demanda casi un 25 por ciento por debajo de los niveles existentes en pre pandemia, por la heterogeneidad de las condiciones de aislamiento en las distintas ciudades y provincias.

«Hay un amesetamiento en los volúmenes vendidos que registra mismos niveles por tercer mes consecutivo, lo que permite confirmar que se cortó la recuperación que se venía dando desde el desplome que arrancó con la cuarentena», explicó Gabriel Bornoroni, presidente de Cecha.

 

En base a estos nuevos niveles que se registraron en los últimos tres meses, con muy leves variaciones, Bornoroni planteó la posibilidad de que «estos valores sean la llamada de la nueva normalidad para el sector, para el mercado y el resto de las actividades, porque el combustible marca lo que sucede con la actividad en todos los sectores».

La comercialización de naftas sigue 25 por ciento por debajo de los niveles pre pandemia.

La comercialización de naftas sigue 25 por ciento por debajo de los niveles pre pandemia.

El directivo explicó que de acuerdo con el movimiento de las fases de aislamiento sanitario en cada ciudad o provincia, se refleja el impacto en el consumo directo de combustibles.

«Una cuarentena que se levanta y vuelve de manera intermitente hace que existan niveles de circulación bajos. Genera que la gente no se movilice para concurrir a su trabajo como antes, postergue su esparcimiento, no lleve los chicos a la escuela, el turismo esté congelado. Esto conlleva un menor uso de los vehículos y un menor consumo de combustible», concluyó.

Hashtags

Redacción de Estación Claridad

Equipo de redacción de Estación Claridad.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar