Nacionales

Alberto Fernández: “La Corte Suprema está funcionando mal”

El Presidente reconoció que pretende modificar el máximo tribunal del país, aunque no necesariamente para aumentar la cantidad de miembros

El presidente Alberto Fernández reconoció que uno de los principales objetivos de la reforma judicial presentada ayer es modificar el funcionamiento de la Corte Suprema de Justicia, máxima autoridad de uno de los poderes del Estado, aunque se despegó de la idea de ampliar su cantidad de miembros.

Toda mi vida he dicho que el problema no está en el número de integrantes de la Corte. La Corte puede funcionar con cinco miembros, pero así como está ahora, está funcionando mal”, aseguró en diálogo con el periodista Reynaldo Sietecase en radio Con Vos.

Con esa premisa convocó a un consejo de especialistas que elevarán propuestas para avanzar con la reforma del máximo tribunal, sin embargo ya comenzaron a alzarse voces sobre la inconstitucionalidad de la medida, que representa el avance de un poder del Estado sobre esto. Hoy, por ejemplo, el constitucionalista Daniel Sabsay planteó: “¿Si eso no es una presión, qué es? Imaginen si la Corte crea una comisión para reformar el Poder Ejecutivo. Sería un escándalo”.

Este jueves, el jefe de Estado argumentó por qué pretende avanzar con una modificación del tribunal. “Cuando usted habla con abogados y jueces, se encuentra con un montón de falencias que son enormes. Por ejemplo, el recurso extraordinario está regido por la ley 48 y vamos por la ley 30 mil. ¿Se da cuenta cuántos años tiene ese recurso?”, preguntó.

De acuerdo a la mirada del mandatario, hay que revisar todos los instrumentos que fueron ampliando la competencia de la Corte para cuestiones que deberían ser resueltas por instancias inferiores.

Proyecto de reforma judicial

La iniciativa del Poder Ejecutivo impactará de lleno en la estructura de Comodoro Py, ya que buscará ampliar el número de juzgados criminales que podrán investigar casos de corrupción, narcotráfico, trata de personas, así como contrabando de mercaderías, lavado de activos y evasión empresaria, delitos que hasta ahora eran exclusivos del fuero penal económico.

El proyecto crea un nuevo fuero federal para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mediante la unificación de los fueros Criminal y Correccional Federal y Penal Económico. Ambos tienen similar jerarquía y comparten la misma instancia de apelación máxima, la Cámara Federal de Casación Penal.

Además, sus Tribunales Orales están en el mismo espacio físico, el edificio de Comodoro Py 2002, en Retiro. El fuero federal de la Ciudad de Buenos Aires tiene actualmente doce juzgados federales de instrucción en el tercer y cuarto piso de ese edificio, que serán fusionados con once penales económicos.

En total, en un principio, habrá 23 juzgados de instrucción que se ocuparán de los delitos por los que antes cada fuero intervenía de manera separada. Los juzgados penales económicos y federales de instrucción tienen dos secretarías cada uno. Con la reforma, el número total de juzgados federales unificados sería de 46, con lo que se deberán nombrar nuevos magistrados. El mandatario aclaró que todas las investigaciones y juicios en curso quedarán bajo la jurisdicción de los jueces o tribunales orales que actualmente las estén tramitando.

Por otra parte, la iniciativa planea unificar los fueros civil y comercial federal y el contencioso administrativo federal. Se trata de tribunales que resuelven los juicios en los que está involucrado el Estado nacional.

En tercer lugar, el proyecto propone «un fortalecimiento de la Justicia Federal en el interior del país» a través del desdoblamiento de los juzgados y la creación de nuevos: uno exclusivo para los temas penales y otro para el resto de las causas.

Hashtags

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar