Farmacia de UDAP: el remedio equivocado para un diagnóstico claro – Estación Claridad
Locales

Farmacia de UDAP: el remedio equivocado para un diagnóstico claro

Los 12 despedidos esperarán hasta el viernes para saber cómo serán indemnizados. Les quieren pagar en cuotas la mitad de la indemnización.

Este sábado se cumplió una semana de los despidos en la farmacia de UDAP, decisión adoptada por Luis Lucero (secretario general de UDAP) y toda la cúpula gremial que lo acompaña en su conducción. “Quédense tranquilos que va a empezar a entrar plata” era la promesa que una semana antes de los despidos se dejaba escuchar de David Nievas, secretario de Hacienda del gremio docente. “La farmacia siempre se manejó desde el despacho del gremio y nunca vinieron a interiorizarse de los problemas que teníamos y que afectaban de manera severa a los afiliados” dicen los despedidos a diario Estación Claridad. Otro de ellos agrega que “como la farmacia no les representaba votos, la desatendieron y empezaron a generarse deudas ahora impagables”.

Tan es así que a la principal abastecedora de la farmacia, la droguería (Cooperativa Farmacéutica) la gestión actual le debe unos 3 millones de pesos. Las quejas diarias de los afiliados por la falta de medicamentos llegó a tal punto que “hoy no hay cobertura del co seguro de UDAP ya que los proveedores acumulan deudas” dicen los despedidos y advierten que “esto los puede llevar a enfrentar denuncias penales por abandono de persona”.

Por el año que entra en su etapa final los despedidos afirmaron además que “más que nunca este año llamábamos todos los días a la cúpula sindical para preguntar que se iba a decidir sobre los medicamentos que no llegaban”. Ante ello se quejaron ya que la respuesta siempre fue “ya vemos cómo hacemos”.

Si se considera que el discurso de Lucero estuvo signado por una frase que hasta hace una semana no dejaba de repetir “UDAP es un sindicato que defiende a sus trabajadores y afiliados” a lo que los despedidos adosaron “despidiendo a propios”, entender el escenario es un tanto difícil y hasta se podría decir, viciado de doble discurso.

Tan complejo de entender como el hecho de tener un gremio que supera los 8 mil afiliados y aún así no poder sostener su propia farmacia. “No entendemos como han fundido la farmacia y el gremio va en el mismo camino” afirman al tiempo que agregar que “ni con intencionalidad podrían haberla fundido, no entendemos donde se fugó todo el capital que manejan”.

Números y dudas

Según supo este diario la farmacia facturaba un promedio de 15 mil a 20 mil pesos en efectivo por día y sus empleados cobraban entre 25 y 30 mil pesos mensuales. 

Pero otros gastos no cierran, al menos para los principales perjudicados (despedidos y afiliados). Y es que en el secretariado actual que conduce Luis Lucero sostienen aún a dos miembros del secretariado anterior regenteado por Graciela López. Se trata de Oscar Sánchez (ex secretario de Hacienda y Finanzas) y Jorge Olivera (ex secretario administrativo).

En la actualidad ambos desempeñan labores en la biblioteca de UDAP que funciona en calle 25 de Mayo entre avenida España y Salta. Nadie sabe de dónde saca dinero UDAP para abonarles los haberes a los dos.

Según denuncian los despedidos también, hay once miembros de la anterior gestión como el caso de Juan Rojas y Jorge Pérez (secretario de prensa de la gestión anterior, ahora como primer vocal).

Tampoco se echó luz para explicar la renuncia de la secretaria adjunta A nadie le cierra por ejemplo la renuncia de la secretaria adjunta Silvia Pelletier quien a menos de dos meses de haber asumido Lucero, la mujer pegó el portazo. Según dijeron a este diario fuentes calificadas del mismo gremio, Jorge Pérez sustituye las funciones de Pelletier.

Otro de los puntos oscuros de UDAP tienen que ver con los alquileres. Y es el caso de la casa de los jubilados, los consultorios que funcionan en el mismo inmueble donde funciona la escuela Marina Viltes donde se atendía a los jubilados desplazando esa atención a otro inmueble que se decidió alquilar “innecesariamente” consideran las fuentes consultadas.

Para los despedidos la gestión actual y la anterior incurrieron en “tantos desfasajes a partir de gastos innecesarios que terminaron por echarnos” denuncian. Es tal vez por estos manejos que las todas sospechas recaen sobre la anterior líder gremial Graciela López y el actual Luis Lucero. Este último, aunque dijo desconocer algunas gestiones referidas al secretariado anterior, es duramente criticado en este sentido habiéndose desempeñado Lucero como secretario adjunto de Graciela López. Por ello es que los despedidos acusan cierta “connivencia” entre Lucero y López.

Resta saber además y entre varias dudas que despertó el masivo despido, si cierta mercadería de la farmacia de UDAP salía sin facturar y sin saber su destino.

Etiquetas

Redacción de Estación Claridad

Equipo de redacción de Estación Claridad.

Noticias recientes

Cerrar
Cerrar