San Juan
Cielo limpio
28
34º - 28º
43%
2.49 km/h
San Juan
Cielo limpio
28
34º - 28º
43%
2.49 km/h
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

Liberaron al policía de la Ciudad que causó la muerte de un hombre con una patada

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

El efectivo de la Policía de la Ciudad que estaba detenido por haber causado la muerte de un hombre en el barrio porteño de San Cristóbal luego de derribarlo de una patada fue excarcelado esta tarde y seguirá bajo investigación, informaron fuentes judiciales. Se concretó bajo caución juratoria: esto significa que al oficial inspector Esteban Armando Ramírez no se le fijó fianza y se le impuso con la obligación de presentarse periódicamente ante el juzgado y avisar sobre cualquier viaje.

El planteo de excarcelación había sido presentado ayer por la tarde por la defensa del oficial Ramírez luego de que fuese indagado por la jueza en lo criminal y correccional N°8, Yamile Susana Bernan, por la muerte de Jorge Martín Gómez, de 41 años.

Ramírez quedó imputado por «homicidio preterintencional», un delito excarcelable, ya que prevé una pena de entre uno y tres años de prisión y reclusión de entre tres y seis años.

El artículo 81 del Código Penal, en su inciso b, contempla esa pena para quien «con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud produjere la muerte de alguna persona cuando el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte».

En el caso de Gómez, la autopsia determinó que la causa de muerte fue el traumatismo craneoencefálico que sufrió cuando, luego de recibir la patada policial, cayó de espaldas y golpeó su cabeza contra el asfalto, lo que le produjo una fractura en el cráneo.

Ayer, en su indagatoria, donde fue asistido por el abogado Raúl Alcalde, el oficial Ramírez reconoció ser el efectivo al que las imágenes de una cámara de seguridad que se difundieron públicamente muestran pegándole una patada a Gómez entre el estómago y pecho.

Sostuvo Ramírez que lo había hecho porque sabía que estaba armado con un cuchillo y que, por lo tanto, representaba un peligro. Minutos antes de su intervención, Gómez, de 41 años, que hacía el servicio de delivery para una pizzería situada en Carlos Calvo y Jujuy, se había parado delante de un colectivo de la línea 57 y blandía un cuchillo de cocina mientras realizaba movimientos amenazantes. Quien advirtió del hecho al 911 fue, precisamente, una pasajera del ómnibus. Esa escena se vio en un video filmado con un teléfono desde el interior del transporte.

Una oficial intentó reducirlo en primera instancia, sin éxito. Pidió refuerzos y entre el nuevo lote de uniformados llegó Ramírez, que bajó de una moto y se acercó por la vereda, mientras Gómez hacía lo mismo, pero sobre la calzada.

De las imágenes difundidas se advierte que el policía le da a Gómez -se podía ver que no estaba en pleno control de sus movimientos corporales, quizás producto de la ingesta de sustancias tóxicas- la indicación de que levante las manos, mientras se acerca a él lentamente. Gómez, en tanto, lleva las manos a la espalda. Cuando lo tuvo a la distancia justa Ramírez despegó su pierna derecha súbitamente e impactó sobre el torso de Gómez, que cae con peso muerto, con el resultado ya conocido.

Cerrar