Según trascendió, en el momento de detectarse la falla, unas 240 personas estaban en la línea de subida y unos 30 esquiadores aguardaban para descender. Los primeros informes daban cuenta de un error mecánico en la tracción del cable.

«Lamentamos las demoras o inconvenientes que esta situación pudiera provocar en nuestros usuarios y visitantes por quienes seguimos trabajando de forma comprometida para que continúen disfrutando de sus mejores días en la montaña», informaron desde la empresa Catedral Alta Patagonia.