Locales

EXCLUSIVO: sospechan que Brenda fue asesinada de un golpe en la cabeza

Es la hipótesis con más fuerza que manejan en la Justicia si el cuerpo hallado es de la mujer desaparecida. Se desprende de los testimonios aportados por el marido y el amante.

Para saber si el cuerpo calcinado, hallado ayer en Albardón, pertenece a Brenda Requena de 24 años, se deberán aguardar los estudios científicos que arroje el equipo de especialistas del laboratorio de Biología Molecular del Hospital Guillermo Rawson.

Los profesionales encargados de manipular tejido blando, restos de masa encefálica y piezas dentarias, cruzarán los datos genéticos de esas partes humanas con ADN de los familiares directos de Brenda.

Recién cumplida esa instancia la Justicia podrá hablar de un crimen. Y los indicios son fuertes. Uno de ellos es que el cuerpo carbonizado fue hallado a 500 metros del sitio dónde Diego Alvarez (esposo de Brenda) la encontró junto a su amante (José Guajardo, la Justicia lo liberó). Diario Estación Claridad accedió a información exclusiva del caso que conmueve por estas horas a la opinión pública.

En este punto y teniendo en cuenta que hubo un episodio violento con agresiones físicas, es que los relatos de Alvarez y Guajardo tienen un contrapunto. Alguno de los dos miente. Es que el amante declaró a la Policía que el esposo de la mujer cuando los vio a ambos, tenía una piedra en la mano y que ese elemento fue lanzado contra Brenda. La joven mide 1,50 metros de altura y su peso corporal no supera los 50 kilogramos.

Diego Alvarez, esposo de Brenda Requena. Principal sospechoso.

Seguidamente Guajardo manifiesta que sale corriendo de la escena mientras que Alvarez relató que en realidad agredió al amante de su mujer y no a Brenda. Por esa versión Alvarez quedó detenido (domingo 14 de julio) tres días después de lo sucedido (jueves 11 de julio) y se abrió una causa en la Justicia correccional. Al parecer el marido siguió a su esposa y al ubicarse por encima de una loma, avistó a la pareja infiel.  

Pero este martes todo cambió repentinamente con el hallazgo del cuerpo calcinado que aún no se sabe a ciencia cierta a quien pertenece.

Las informaciones que se desprendieron hoy del caso es que el juez de la causa, Martín Heredia Zaldo, titular del 4° juzgado de Instrucción, fue hasta el lugar y participó de una inspección ocular.

Martín Heredia Zaldo, juez de la causa.

Otras de las circunstancias noticiosas en torno al hecho es que Alvarez debió ser trasladado desde la Central de Policía, donde permanece detenido, hasta el Hospital Marcial Quiroga. Fuentes del caso dijeron a este diario que el sujeto gritó durante toda la noche desde el calabozo donde fue alojado y que protagonizó un brote psicótico.

Estuvo internado en observación durante algunas horas y una vez estabilizado volvió a la Central de Policía. Este miércoles también hubo allanamientos en busca de más información. Las medidas judiciales se concretaron por orden del juez en varios domicilios de familiares de Alvarez. En esas circunstancias la Policía no habría recibido colaboración ya que algunos se mostraron con signos similares al comportamiento circense de Alvarez durante la noche del martes en los calabozos de la Central de Policía.

Ahora solo resta que Biología Molecular le remita al juez lo actuado con los restos aportados por la Policía Científica, cuerpo apto para levantar todo elemento de la escena y trasladarlo donde idóneos constaten datos filiatorios.   

Hashtags

Redacción de Estación Claridad

Equipo de redacción de Estación Claridad.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar