Escándalo: Sospechan que un policía se hizo golpear por un compañero para justificar la pérdida de su arma – Estación Claridad
Locales

Escándalo: Sospechan que un policía se hizo golpear por un compañero para justificar la pérdida de su arma

Control de Gestión abrió un sumario. El policía pertenece a la Comisaría 5° de Santa Lucía.

Iván Gramajo es un oficial sub inspector y lleva no menos de 10 años en la Policía de San Juan.

Diario Estación Claridad accedió a información exclusiva del caso la que fue confirmada por fuentes calificadas.

El martes pasado y en oportunidad de trasladarse el policía en su moto para tomar su turno de trabajo, perdió el arma. Ello ocurrió cerca de las 14 horas sobre calle Necochea, arteria por la que también circulaba en su camioneta un ciudadano de apellido Echenique. El hombre advirtió que al policía, al momento de pasar con su moto por un reductor de velocidad, se le cayó algo.

Según las fuentes consultadas por este diario, Echenique relató en la Comisaría 29 de Santa Lucía que “cuando vi que se le cayó algo empecé a tocarle bocina pero parece que iba apurado y ni se dio cuenta que había perdido algo”. Posteriormente el hombre comentó que se bajó de la camioneta y cuando fue a buscar el elemento que literalmente saltó de la moto de Gramajo se encontró con una pistola 9 mm, arma reglamentaria que utiliza un efectivo de la fuerza de seguridad pública provincial. Otro dato que aportó el ciudadano es que a la moto le faltaba un espejo retrovisor lo que fehacientemente y con resultado positivo ya fue constatado por autoridades policiales.

Ese relato fue ofrecido sobre las 23 horas de este martes por Echenique al oficial de servicio de la Comisaría 29°. El ciudadano acudió a esa dependencia policial ya que al mirar el arma para ver si tenía algún dato que pudiera identificar a su legítimo usuario, vio el número de serie del arma que comienza con el número 29. Por ello es que el hombre directamente se dirigió a esa jurisdicción policial. Echenique también iba a trabajar y al comentarle a su empleador lo sucedido, éste le manifestó que fuera al termino de sus obligaciones laborales. Por ello es que el arma se entrega a las 23 horas en la comisaría mencionada.

Previo a la entrega del arma, el CISEM recibió un llamado telefónico sobre las 20 horas de ese mismo martes solicitando presencia policial en el asentamiento Pedro Echagüe por la presencia de tres personas en actitud sospechosa.

En el lugar se comisiona el móvil 550 en el que iba Gramajo y dos compañeros más. A los efectivos le corresponde el patrullaje de esa zona. Supuestamente y ante la presencia de los tres sospechosos, Gramajo desciende del patrullero ya que advertidos por la presencia policial los supuestos dudosos emprenden fuga. Según el relato de Gramajo, él se trenza en lucha con uno de los sospechosos para reducirlo y en ese ínterin otro cómplice lo golpea en la cabeza y en la nariz produciéndole lesiones.

Según el policía su arma se pierde en esa circunstancia y es por ello que en la Comisaría 29 se radica la denuncia por la pérdida del arma reglamentaria. Esa versión es totalmente contradictoria al relato de Echenique quien declaró que tomó contacto con el arma sobre las 14 horas de ese mismo día es decir unas 6 horas antes del supuesto procedimiento en el asentamiento Pedro Echagüe.

Inclusive Gramajo fue trasladado en ambulancia a Urgencias del Hospital Rawson para ser atendido por las lesiones que recibió.

Claves

La Policía constató que el arma pertenece a Ivan Gramajo. Resta saber quién llamó por teléfono al 911 pidiendo presencia policial en el asentamiento Pedro Echagüe. Si el procedimiento no existió (no hay detenidos) quién golpeó al policía. Gramajo estaba acompañado en el móvil policial por dos compañeros más. Otro dato a esclarecer es la procedencia de un revólver que se encontró en el lugar donde Gramajo supuestamente se trenzó en lucha con el sospechoso. Esa arma fue llevada por efectivos policiales de la Comisaría 5° a la Comisaría 29° repleta de barro porque estaba casi enterrada en el lugar (finca) del supuesto procedimiento. En este sentido se investiga si alguien plantó ese arma en la escena de la supuesta persecución.

La Subsecretaria de Inspección y Control de Gestión de la Seguridad Pública a cargo del abogado Eduardo Gallastegui dependiente del Ministerio de Gobierno, investiga el caso a través de un sumario que ya está abierto.

Las sanciones previstas son graves ya que el RRDP (Reglamento del Régimen Disciplinario Policial) contempla la figura del “engaño al superior” además de establecer si hubo falso testimonio además de constatar a ciencia cierta también quien golpeó al policía.

Etiquetas

Redacción de Estación Claridad

Equipo de redacción de Estación Claridad.

Noticias recientes

Cerrar
Cerrar