Educación Sexual Integral: Lo que se viene – Estación Claridad
Nacionales

Educación Sexual Integral: Lo que se viene

En Comodoro Rivadavia una clase desató la polémica.

Alumnos del Colegio 766 (antiguo Perito Moreno) de Comodoro Rivadavia, recibieron el dictado de una clase de ESI, que terminó causando una enorme polémica. El hecho tomó estado público tras un documento elaborado por un padre y presentado en el mencionado colegio, como así el posteo en las redes sociales del tío de un chico de 12 años en el que expresa «Esta es la basura con la que adoctrinaron a mi sobrino de 12 años en el Colegio Perito Moreno 766 de Comodoro Rivadavia. Además de lenguaje inclusivo y ejercicios donde debían besarse entre los alumnos”. Un dato no menor es que la clase habría sido impartida por una persona trans, sin que existan  merecimientos académicos para hacerlo, más que su condición de tal. Según expresaron los padres, dentro de la mecánica de acercamiento entre los niños y como forma de romper barreras se les pidió a los alumnos » que caminaran por el salón,  se abrazasen y se besasen con quien se encontraran.

El documento que elaboró por el padre, fue escrito en base a parámetros de la Constitución Nacional y a tratados internacionales y en él pide que a su hijo «no le den más clases de educación sexual con base en los principios de perspectiva/ideología de género y diversidad sexual». Aseguró que recurrirá a la Justicia si se continúa poniendo a su hijo «a un adoctrinamiento del alumnado en ideología o perspectiva de género». “Yo entiendo que sus derechos han sido vulnerados, primero que no nos notificaron como padres. Hay una parte de la currícula que es polémica, al tener base en la ideología de género, uno entiende que lo que están haciendo no es del todo correcto o por lo menos hubieran avisado para que los padres decidamos si nuestros hijos van a participar o no”, planteó.

Por su parte, las autoridades del colegio, expresaron que el procedimiento se ajusta a los parámetros de la ley 26150 sobre educación sexual integral en las escuelas y muchos padres atacan a los encargados de dictar estas clases. «No sólo no es necesaria autorización previa, sino que los padres no pueden prohibir a la escuela que cumpla su trabajo», remarcaron, al tiempo que pusieron en valor que «los estudiantes son sujetos de derecho, y no propiedad de los adultos”.

El gran interrogante que estamos obligados a plantearnos es si una ley puede despojar a los padres del cuidado de sus hijos. Si esta ley sirve para adoctrinar, o para formar. O si la familia ha desaparecido como la primera y más importante fuente de valores. Debemos preguntarnos además si estas técnicas implementadas por la polémica ley 26150 ayudan a prevenir realmente las enfermedades de transmisión sexual, o los embarazos no deseados en adolescentes, o se trata solamente de un método de introducción de la endiosada e indiscutible ideología de género. Aquel que se atreva a cuestionarla, inmediatamente será considerado el peor y el más anacrónico de los postulados y tildado de intolerante. La diversidad es también una tendencia y una realidad, eso es innegable. Aún asi, es dudoso que la ESI imparta una enseñanza clara de ayuda, aceptación o inclusión a las personas que la ejercen. La verdad entonces es, que el Estado que impone a la fuerza este tipo de metodologías en desmedro de la autoridad paterna, deja de ser democrático y se convierte en el más cínico de los tiranos.

Etiquetas

Osvaldo Benmuyal

Director de Estación Claridad 97,1- Conductor del programa Con Alma y Vida

Noticias recientes

Cerrar
Cerrar