El expresidente peruano Alan García se pegó un disparo en la cabeza cuando fueron a detenerlo por una orden judicial – Estación Claridad
Internacionales

El expresidente peruano Alan García se pegó un disparo en la cabeza cuando fueron a detenerlo por una orden judicial

Está internado. La Justicia lo investiga por delitos de lavado de activos, tráfico de influencias y asociación ilícita en el caso Odebrecht.

El expresidente peruano Alan García se disparó este miércoles en su domicilio de Lima cuando iba a ser detenido por orden de la Justicia por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht, informó el diario El Comercio.

Según el medio local, fuentes señalaron que tras dispararse García fue internando y está siendo sometido a una intervención quirúrgica. Tras lo sucedido, Genaro Velez, abogado de García, no quiso ofrecer detalles.

En medio de una gran confusión, el exmandatario fue ingresado en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, a donde fue trasladado por la policía. Testigos consultados por la televisión peruana indicaron que García entró cubierto por una manta roja y, poco después, su hijo ingresó rápidamente en el hospital.

Un día antes, García calificó de «especulación» que lo vincularan con los presuntos sobornos que recibió su exsecretario por parte de la constructora brasileña Odebrecht para la adjudicación de la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

«Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza, solo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado», aseguró García en su cuenta de Twitter.

El exmandatario se defendió así de los recientes hallazgos hechos por la Fiscalía, al encontrar que Odebrecht más de cuatro millones de dólares en cuentas de Luis Nava, quien fue secretario de Presidencia en el segundo mandato de García (2006-2011), y de su hijo José Antonio Nava.

La Caja 2 de Odebrecht

Estas transacciones proceden de la Caja 2 de Odebrecht, la cuenta oculta con la que la empresa brasileña pagó millonarios sobornosen una docena de países de Latinoamérica, según relevó el domingo IDL-Reporteros.

Los beneficiarios de estas operaciones tenían como seudónimos «Chalán» para Nava y «Bandido» para su hijo, identificación confirmada por la constructora.

Además, Nava también recibió en sus cuentas más de un millón de dólares que Odebrecht transfirió inicialmente al exvicepresidente de la estatal Petroperú Miguel Atala en 2007, en una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA).

García también rechazó el martes en declaraciones al Canal N de televisión conocer el sobrenombre de «Chalán». «De ninguna manera tenía conocimiento de ningún acto ilícito. En absoluto me suena el nombre de ‘Chalán'», aseguró.

Etiquetas

Noticias recientes

Cerrar
Cerrar